Era una tarde muy soleada y calurosa. Una zorra, que había estado cazando todo el día, estaba muy sedienta. “Cómo me gustaría encontrar agua”, pensó la zorra. En ese momento vio un racimo de uvas grandes y jugosas colgando muy alto de una parra. Las uvas parecían maduras y llenas de zumo. “¡Oh, oh!” dijo la zorra mientras la boca se le hacía agua. “ El zumo dulce de uva saciara  mi sed!”.
La zorra se puso de puntillas y se estiró todo lo alto que pudo, pero las uvas estaban fuera de su alcance.
No queriendo abandonar, la zorra tomó impuso para alcanzar las uvas. Fue inútil, no pudo alcanzar las uvas.
La zorra saltó y brincó una y otra vez pero no pudo alcanzar las uvas en ninguna ocasión. Al final la zorra estaba más sedienta y cansada que nunca.
“¡Qué tonta soy!” dijo la zorra con rabia. “Las uvas están verdes y no se pueden comer. De todas maneras, ¿para qué las querría?.
Y así se marchó la zorra.
Moraleja: Algunas personas desdeñan y menosprecian lo que no pueden tener.

600 años antes de Cristo, un griego ya enseñaba mediante fabulas. Siendo estas fabulas vigentes hoy dia, despues de mas de 2500 años.
¿Conoceis  a algunas  personas  que tras abandonar  las terapias en adicciones, reniegan  de su utilidad  y conocimientos  de los terapeutas? ¿cuantos comentarios negativos escuchamos de aquellos que abandonaron las terapias?  
 ¿Crees que aun existen personas que se comportan como la zorra de la fabula?.

  1. Aprendamos a decir "NO". Le hacemos  daño a nuestros hijos cuando les damos todo lo que quieren. Motivamos el inmediatismo, la falta de esfuerzo y le damos a la satisfacción un papel muy peligroso.
  2. Pongamos límites claros.
  3. Seamos consecuentes con normas y castigos. Si decimos “3 días sin Internet” que sean 3 días, no nos dejemos vencer por besos y abrazos manipuladores que nos hagan cambiar de opinión, para que perciban que la responsabilidad y las consecuencias de los actos son asunto serio.
  4. Pongamos sanciones que realmente les hagan percibir que se han equivocado.  Quitarles el Internet, no darles dinero, ponerles oficios de la casa, serían algunas opciones. Siempre debemos definir el tiempo del castigo (un fin de semana, 3 días, una semana, etc., ). Ponerlos sin agresividad.
  5. Conozcamos a nuestros hijos y su entorno. Tengamos teléfonos de los amigos y sus padres. Sepamos a dónde van, con quién salen y qué hacen. Pero tengamos cuidado en no excedernos acosando a nuestro hijo o a sus amigos, la intensión no es entrometerse en las relaciones sino tener información importante.
  6. Si les permitimos salir a fiestas revisemos el estado en que regresan. Discretamente acerquémonos a saludar y percibamos si tienen olor a alcohol o cigarrillo, miremos si sus ojos están rojos o con las pupilas dilatadas, si actúan demasiado acelerados o si por el contrario están torpes y lentos.
  7. Ante el primer evento de embriaguez pongamos sanciones que les permitan apreciar las graves consecuencias de su conducta. La primera vez dará la pauta para que el joven decida si lo hace o no nuevamente. Pero no en el instante de ebriedad, debemos dejar que el efecto del alcohol pase y al día siguiente hablaremos seriamente sobre las consecuencias que esta conducta les ha traído.
  8. Tengamos cuidado en no reforzar o premiar conductas negativas o adictivas. Evitemos ayudarles a pasar la resaca con calditos, bebidas hidratantes y/o pastillas. Que sientan “sin anestesia” las consecuencias de su comportamiento.
  9. Supervisemos y controlemos otras conductas potencialmente adictivas como excesos con la Internet, los juegos, la comida, los dulces, etc.
  10. Informémonos. Aprendamos sobre diferentes sustancias, sus efectos y consecuencias..
  11. Hablemos con claridad. Expresemos nuestra postura y expectativas sin usar gritos, sin dar "sermones" y sin agredirlos.
  12. Corrijamos malos hábitos y comportamientos, enseñándoles a asumir su responsabilidad.
  13. Evitémosles situaciones de riesgo. Acostumbremosles a llamar y decir que hacen o van a hacer, ademas de indicar su hora estimada de llegada (creamosles responsabilidades).
  14. Asignémosles responsabilidades de acuerdo a su edad.
  15. Seamos adultos confiables, no nos horroricemos con lo que nos cuentan y aprovechemos para orientar en el momento justo. Establezcamos redes de apoyo con padres y amigos. 
  16. DEMOS EJEMPLO.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina el alcoholismo como: "síndrome de dependencia del alcohol" y está incluido en  la Clasificación Internacional de Enfermedades.
Tener una enfermedad no es sinonimo de dolor o malestar. Existen muchas enfermedades cronicas o de larga duracion: diabetes, asma, problemas de riñon, enfermos cardiacos... y tambien los alcoholicos.

Aceptar y adaptarse a la realidad de padecer una enfermedad crónica requiere tiempo, requiere hacerse un planteamiento realista pero también positivo.

La mayoría de las personas atraviesan varias fases en el proceso de asumir que padecen una enfermedad crónica. Algunas personas se sienten vulnerables, confundidas y preocupadas por su salud y su futuro. Otras se decepcionan y se autocompadecen. Algunas encuentran injusto lo que les ha pasado. Estos sentimientos forman parte del principio del proceso de afrontamiento. Cada persona reacciona de una forma diferente, pero todas las reacciones son completamente normales.

La siguiente fase del proceso de afrontamiento consiste en aprender cosas sobre la enfermedad. La mayoría de la gente que tiene que vivir con una enfermedad crónica descubre que el conocimiento es poder, cuanto más saben sobre su trastorno, más sienten que controlan la situación y menos les asusta.

 ENFERMO

La tercera fase del proceso de afrontamiento de una enfermedad crónica consiste en tomar las riendas de la situación.


Enfermos cronicos en el gimnasio

Algunas personas que han aprendido a controlar su enfermedad se sienten tan sanos y fuertes que se llegan a cuestionar si necesitan continuar con el programa de tratamiento. Por ejemplo, enfermos cardiacos que creen que pueden realizar determinados esfuerzos, o ex adictos que creen que han superado sus adicciones. Pero si recaen: el cardiaco puede morir y el adiccto puede iniciar un nuevo proceso de adiccion.

Adaptarse a vivir con una enfermedad crónica exige tiempo, paciencia, apoyo  y ganas de aprender y de participar en el cuidado de la propia salud. Las personas que se tienen que enfrentar a retos inesperados a menudo descubren en ellas una capacidad de adaptación y una resistencia que antes no imaginaban. Muchos dicen que aprenden más sobre sí mismos al tener que enfrentarse a esos retos, y sienten que crecen como personas y desarrollan la fortaleza interior y la autoconcienci.

Por lo tanto, un enfermo cronico, no es un ser pasivo que recibe medicinas y esta malito. Un enfermo cronico debe ser  activo con su enfermedad. Debe de anticiparse a los problemas, debe saber resolverlos, debe buscar alternativas, .... DEBE  AFRONTAR QUE ES EL MISMO, SU PRINCIPAL AGENTE DE SALUD.

NAVIDAD Y ADICCION


Con frecuencia parece que es el alcohol el elemento principal de la fiesta, y no las personas. Por este motivo se les sugiere a las personas con adicciones, compartan las fiestas con aquellos más adecuados y eviten situaciones propicias al consumo.

Sin embargo, evitar la cena de Nochebuena y Año nuevo puede ser más complicado. Quizá no sea suficiente disculparse alegando cualquier excusa.  En algunas familias puede ser considerado un mal gesto que un miembro decida faltar al encuentro familiar. Recordemos que solo comprenderán nuestra situación aquellas personas que comparten nuestra rehabilitación. Muchos familiares y amigos, que nos aprecian, si no conocen lo que es una adicción no entenderán nuestra actitud de abstinencia. 

Encontraremos amigos y familiares que aun conociendo nuestra rehabilitación, nos argumentaran que estando con ellos no parara nada, que será solo una copa, que es un día, que este licor es muy suave, etc. Exactamente los mismos motivos que hemos utilizado y buscado nosotros, los adictos, en muchas ocasiones.

La clave es elegir con cuidado dónde y con quién pasar la velada, buscando la compañía que haga más fácil la abstinencia en lugar de complicarla. Lo que hay que evitar a toda costa es el riesgo de volver a consumir, y por lo tanto, todas las personas o situaciones que alienten esa posibilidad.

Evitar, procurar, reducir, ….. existen muchas palabras estas navidades. Pero el que consume es uno. Lo decide uno, lo hace uno, .. y lo padecen muchos. Pero podemos culpar a muchos si recaemos, ¿de qué nos servirá?
 “No hay cosa por fácil que sea, que no la haga difícil la mala gana.”

LUZ CASAL "SENTIR"


 Abre la puerta, no digas nada,

deja que entre el sol.
Deja de lado los contratiempos,
tanta fatalidad
porque creo en ti cada mañana
aunque a veces tú no creas nada.

Abre tus alas al pensamiento

y déjate llevar;
vive y disfruta cada momento
con toda intensidad
porque creo en ti cada mañana
aunque a veces tú no creas nada.

Sentir que aún queda tiempo

para intentarlo, para cambiar tu destino.
Y tú, que vives tan ajeno,
nunca ves más allá
de un duro y largo invierno.

Abre tus ojos a otras miradas

anchas como la mar.
Rompe silencios y barricadas,
cambia la realidad
porque creo en ti cada mañana
aunque a veces tú no creas nada.

Sentir que aún queda tiempo

para intentarlo, para cambiar tu destino...

Abre la puerta, no digas nada...

LA DIGNIDAD

Una buena vida requiere tres grandes metas, o tres grandes bienes: 1/ la salud, 2/ la felicidad, 3/ la dignidad. Una meta o objetivo hace referencia al nivel biológico, otra con el nivel psicológico y el tercero con el ético

Buscamos nuestro bienestar físico, económico y psicológico. Resultando  imprescindibles pero no suficientes, porque también  necesitamos vincularnos con otras personas.  El hombre es esencialmente social.  No solo porque nace en sociedad, sino porque la sociedad estructura su inteligencia,  mediante el lenguaje y la cultura, y ademas,  porque necesita vivir en sociedad para cumplir sus fines privados.  La felicidad  es un proyecto que solo puede alcanzarse en un proyecto mancomunado.  Sin embargo, la cultura occidental ha descubierto la individualidad,  la autonomía, como gran conquista, lo que provoca contradicciones peligrosas en un ser que es indiscutiblemente social, pero al que la sociedad parece animar a su desvinculación social.

En este camino de la búsqueda de la autonomía y la individualidad se esta perdiendo el valor humano por excelencia LA DIGNIDAD.  
La dignidad, o «cualidad de digno», deriva del adjetivo latino dignus y se traduce por «valioso». Hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de su libertad.
Un sujeto que se comporta con dignidad es alguien de elevada moral, sentido ético y acciones honrosas. Por ejemplo: “Nos esforzamos pero no ganamos el partido: perdimos con dignidad”, “Le ofrecieron dinero pero su dignidad le impidió aceptarlo”.

La dignidad es una cualidad humana que depende de la racionalidad. Sólo los seres humanos están capacitados para mejorar su vida a partir de la  libre eleccion y el ejercicio de la libertad individual. Los animales, en cambio, actúan por instinto. En este sentido, la dignidad está vinculada a la autonomía y al dominio del hombre que se gobierna a sí mismo con rectitud y honradez.

La dignidad humana es un concepto entre el SER  y DEBER SER. Esto implica comportamientos como persona y entre personas. Yo soy digno por ser quien soy, pero al mismo tiempo me obliga a DEBER comportarme con dignidad. De manera que  mis comportamienttos me califican como ser digno. Esto da un caracter activo a la persona. Cada uno a de mantener y desarrollar su dignidad, nuestros actos pueden hacernos perder este valor humano.

Muchas personas ven que  sus  adicciones son uno de los principales motivos para perder este valor humano. Muchos adictos sienten que perdieron la dignidad en algún momento. Es decir, no son no son valorados como personas. Este sentimiento es tan negativo que se convierte en motivo suficiente para abandonar cualquier adicción. Sentirse sin dignidad, sin valor como ser humano es uno de los mayores sentimientos de  dolor y/o malestar.

RESPONSABILIDAD

Si usted quiere que sus hijos tengan los pies sobre la tierra,
colóqueles alguna responsabilidad sobre los hombros..

Es la capacidad de tomar decisiones conscientemente y aceptar las consecuencias de los actos. Capacidad  de asumir las consecuencias de las propias decisiones, respondiendo de ellas ante alguien .Ser responsable implica ser el principal agente causal de la propia vida y conducta.
Vivir con responsabilidad  está íntimamente relacionado con vivir activamente.
Para que pueda existir la responsabilidad son necesarios tres requisitos:
libertad.- Para que exista responsabilidad, las acciones han de ser realizadas libremente. En este sentido, ni los animales, ni los locos, ni los niños pequeños son responsables de sus actos pues carecen de uso de razón (y el uso de razón es imprescindible para la libertad).                             Ley/norma.- Debe existir una norma desde la que se puedan juzgar los hechos realizados. La responsabilidad implica rendir cuenta de los propios actos ante alguien que ha regulado un comportamiento.                           Conocimiento/inteligencia: No se puede querer o hacer algo si no se conoce. Capacidad de distinguir el bien del mal.

Contrario a lo que se puede pensar el SER responsable hace que nuestra vida sea más feliz

¿Puede haber exceso de responsabilidad? Sí. Hay exceso de responsabilidad cuando se piden cuentas -a sí mismo o a otros- de comportamientos que no estaban regulados o que no era preciso regular.  Ser excesivamente meticuloso conduce a la preocupación, las dudas y al miedo, lo cual puede tener un efecto paralizante en la toma de decisiones, dando como resultado consecuencias indeseables.  Si se pretende regular y controlar todo y al detalle, eliminamos la diversidad e iniciativa de otras personas.  
La palabra responsabilidad presenta en ocasiones connotaciones negativas debido a:
  • Normalmente sólo se relaciona con errores o castigos, pues cuando la consecuencia de una acción es un premio no suele hablarse de responsabilidad sino de mérito. (En realidad el mérito exige una responsabilidad previa).
  • Responder ante otros parece ir contra la propia libertad. (Pero sólo quien es dueño de sus actos puede responder de ellos).
  • Responder ante uno mismo es contrario a los propios gustos o comodidades. (Pero ser esclavo de los gustos conduce al egoísmo).
  • La responsabilidad se ve como opuesta  a la diversión. (En realidad sólo se opone al tipo de diversión desenfrenada o sin medida; pues una persona responsable sabe divertirse en los momentos y modos razonables).
La responsabilidad se aprende como cualquier otro valor en la vida. Nadie nace responsable, sino que se va educando en responsabilidad. 
 
Con la edad suelen tomarse decisiones más importantes, y normalmente la responsabilidad aumenta. Pero NO mejora por el simple paso de los años, sino por los hábitos que se adquieren.
La responsabilidad no se da, ni se recibe. Secillamente se realiza por aquel que quiere llevarla a cabo.

Muchas personas que beben alcohol y/o fuman cannabis lo hacen restandole importancia. Son muchos los consumidores que no perciben que realicen un acto inadecuado. Ejemplo: muchos conductores minimizan el echo de beberse solo una cerveza, muchos personas argumentan que fumar solo un porro, les facilita la concentracion y les relaja, muchos estudiantes dicen que un porro les ayuda a concentrarse y relajarse.
No vamos a discutir los efectos de estas sustancias; si verdaderamente ayudan a relajar y/o a concentrarse. 

Vamos a ver las cosas desde otro punto de vista. "Segun se mire"

Si llevamos a nuestro hijo al pediatra, ¿queremos que el medico este "relajado" y "concentrado" con nuestro hijo?. Si cogemos un taxi o bus ¿nos gustaria saber que el conductor se ha refrescado con una cerveza?. Si llevamos nuestro dinero al banco a realizar un ingreso ¿queremos que el cajero se concentre con un porro? para realizar mejor su trabajo. Si recogemos nuestro coche del taller ¿confiariamos en el mecanico si lo vemos con un porro en los labios?

La respuesta a todas preguntas es que no nos sentiriamos con confianza o seguridad cuando sabemos que otros consumen.  Cuando somos nosotros quienes realizamos el consumo, nos consideramos mas capacitados para realizar nuestro trabajo, sin embargo, cuando son otros los que realizan un consumo, dudamos de que dichas sustancias les capaciten para trabajar.

 Me pregunto: las cosas son "segun se mire".

DECIR NO


-No- Es una palabra simple y muy corta,  y sin embargo nos cuesta mucho pronunciarla.
Pero también tiene su parte positiva: es  imprescindible para defender nuestros derechos y satisfacer nuestras necesidades: evita que los demás se aprovechen de nosotros y nos permite mantenernos firmes y seguros en nuestras opiniones. 

Muchas veces evitamos decir NO por miedo al rechazo, a la desaprobación, al desamor y a la antipatía de los demás. Tenemos miedo a que alguien piense que somos débiles o que no tenemos el suficiente coraje. La raíz siempre es el miedo. 
El decir “no” es difícil cuando implica ir en contra de las expectativas o deseos de otro. El conflicto surge  cuando se encuentran dos necesidades opuestas. Tenemos que decidir a qué necesidad darle prioridad, si a la mía, o a la del otro


El problema de no saber decir “no” es que después tenemos que afrontar las consecuencias. Nos obligamos a vivir situaciones que no deseábamos. 
El aprendizaje es largo y a veces doloroso, pero sólo quienes se conocen a sí mismos pueden decir no y sí a lo que realmente quieren.

Si sigues permitiendo que esta situación sea parte de tu día a día, eso va interferir en tu autoestima, en tu seguridad, en tu confianza. No te permitirá mejorar como persona porque  sentirás que la gente no te respeta.

Decir No, no es un tema solo de drogas sino de personalidad, de autoestima, de confienza, de seguridad, de dignidad como persona.



“El enfado es un mecanismo de defensa. Si estas a la defensiva es porque tienes miedo”.


Hola amigas, quiero hablar de un tema que al parecer es muy común en las mujeres (y hombres también), ya que he tenido varios comentarios sobre este tema en particular; "estar a la defensiva", ¿Por qué surge esta exagerada reacción de defenderse?, ¿Qué consecuencias trae? Una de las características de la baja autoestima es estar a la defensiva, también surge cuando no se tiene el control de algo. El instinto de conservación de un individuo que quiere marcar su propio territorio, es el responsable de conflictos y malentendidos que se generan al interactuar con los demás, consideran el mundo como un lugar hostil y amenazador, las relaciones se convierten en algo tormentoso, vivir a la defensiva te hace actuar de una manera muy agresiva, ante el mínimo comentario, reaccionas como si te estuvieran atacando, por ejemplo si tu marido te hace el comentario; que bueno te quedo el almuerzo hoy, tu puedes reaccionar, malinterpretando este comentario, y respondiendo ofuscada “que quieres decir con eso”, el por su lado también responderá a la defensiva y molesto, diciéndote “no se puede hablar contigo”. Si lo analizas tu evitarías hablar con una persona que ante el mínimo comentario reacciona como un gato amenazado, (has visto un gato cómo reacciona cuándo se siente amenazado por un perro o una situación que le asuste, se le erizan los pelos y levanta sus extremidades traseras, para que pueda verse más grande e intimidador) tú no quieres parecer ese gato asustado, y andar con los pelos erizados por la vida (metafóricamente hablando) espantando a los demás…verdad que no.
Reaccionamos de esta manera cuándo otro nos ofendió, o estamos acostumbrados a que nos agredan o que traten de echarnos la culpa de algo, y actuamos de manera automática, sin darnos cuenta de lo que hacemos o decimos para defendernos.
Tienes que reflexionar sobre tu comportamiento defensivo, de manera realista, para descubrir de donde viene, y poder solucionar este conflicto, o tu situación se puede agravar. 

Si siempre encuentras justificación a tu manera de actuar, no cambiarás tu comportamiento, y tampoco evitarás que se vuelva repetir. Debes aprender a bajar tu nivel de reacción, a no responder de manera equivocada, ante una respuesta de nuestra pareja, con esto no quiero decir que te dejes pisar por los demás, si no aprender a defenderse sin necesidad de atacar.
Una mayor confianza en ti misma ayuda a expresar de manera correcta y directa, lo que disgusta, manteniendo relaciones sanas y abiertas, basadas en la confianza, donde se considera al otro un amigo y no un enemigo.

Articulo de Evelyn Guerrero  de su blog

Leccion Magistral

Los problemas de la marihuana

Aún cuando las drogas han estado presente en todas las culturas, y en todas las épocas, hoy cada vez son mas las personas que las usan, y cada vez son mayores las facilidades para conseguirlas.  Frente al aumento de la tolerancia que la sociedad tiene frente al consumo, ¿cómo es posible que una sustancia tan nociva como la marihuana genere tanta enajenación humana y a la vez su ingesta tenga un incremento tan significativo en estos tiempos?
  
La adicción la marihuana se caracteriza por generar problemas físicos, psicológicos, sociales y financieros. Es una enfermedad que tiene su origen en el cerebro y se determina por su cronicidad y sus reiteradas recaídas. En un principio los usuarios creen divertirse y con el tiempo no pueden estar si no la consumen. Hasta incluso llegan a rendirle culto.

Frente a este problema, el contexto tampoco ayuda, de hecho se observa a través de los medios y el merchandising popular (en revistas, camisetas, libros, etc.) una cultura del consumo de cannabis, legitimando sus estados tóxicos, al vincularlos con sensaciones de "felicidad", "sabiduría", "creatividad" y "espiritualidad", entre otros atributos.

Es sabido que el narcotráfico internacional es una de las empresas más importantes y grandes del mundo, y como toda organización con fines de lucro, tiene especialistas en marketing y publicidad abocados a que el negocio les resulte rentable. Ellos están detrás de aquellos formadores de opinión, de jueces, periodistas y políticos para legitimar el consumo y minimizar sus consecuencias, gestando así representaciones mentales a través de algunos mitos, que se reconocen a través de algunas afirmaciones tales como "la marihuana  es menos adictiva que el alcohol", "el que se drogas más, se divierte mas", "los intelectuales, y artistas consumen marihuana como fuente de inspiración", "la marihuana es mas inofensiva que el cigarrillo o el alcohol ", "fumar hace que uno la tenga mas clara", algunos van mas allá y le atribuyen propiedades "místicas"y hasta "terapéuticas" (basándose en sus efectos anestésicos, como si no pudiera ser sustituida por centenares de medicamentos con mejores propiedades y con menores riesgos).

Es muy común escuchar que tras consumirla se lo pasan mejor: se creen libres y son muy pocos los que consideran este estado como engañoso. En absoluto hablan del riesgo de contraer una adicción o volverse poli consumidor , y en su lugar tienden a sostener otro mito: el "de poder controlar el consumo".

En general, la población de consumidores de cannabis y los adolescentes de esta generación, suelen confundir estos "mitos" con las consecuencias reales. Actualmente parece que se difunden más "los beneficios" y escasamente se habla sus riesgos y de como afecta el posterior desarrollo de su calidad de vida. Entre sus posibles consecuencias están:

Alteraciones psicológicas: falta de voluntad para sostener responsabilidades; estados de ánimos falsos; falta de tolerancia a la frustración; deterioro de la subjetividad; irritabilidad; falta de afecto en las relaciones interpersonales; crisis de angustia similares a los ataques de pánico; adicción y riesgo de volverse un poli consumidor; trastornos con el manejo de la ansiedad (como ideas obsesivas compulsivas, fobia social, cuadros de ansiedad generalizada o crisis de angustia).

Afección de las funciones cognitivas: daño cerebral; pérdida de la atención y concentración; deterioro en la inteligencia y distorsión de los procesos lógicos del pensamiento. 

Disfunción del estado clínico orgánico: puede provocar cáncer pulmonar; afecta las vías respiratorias, y cardiovasculares; genera afecciones cardíacas (por lo que está altamente contraindicado el consumo a quienes practican algún tipo de deporte) y disfunción sexual

Trastornos psiquiátricos: su toxicidad puede desenmascarar una vulnerabilidad genética, que deriva en trastornos psiquiátricos por una predisposición hereditaria; también el usuario puede experimentar ideación paranoide que va desde la suspicacia a francos delirios de persecución y alucinaciones.

Alteración de conductas alimenticias: provoca trastornos en la alimentación, lo cual induce a otros problemas relacionados.
            .
Exposición a conductas de riesgo: su afección en los procesos de atención y concentración genera exposición a situaciones de riesgo, pudiendo atentar contra la propia vida como a la de terceros, sin que haya una intencionalidad manifiesta. Por esta razón su consumo compulsivo suele denominarse "para-suicidio" o "para-homicidio", definición asociada a los accidentes de tráfico.

Estas consecuencias no solo alcanzan al consumidor, sino también a quienes lo rodean. Un factor social asociado a esta realidad capaz de incidir en generaciones futuras se vincula a que la edad promedio de comienzo de consumo en nuestro país es a los 14 años, en plena etapa pubertad y de desarrollo psicofísico. Esta ingesta, si no es detectada a tiempo por su entorno y no cuenta con un tratamiento específico inmediato, conlleva secuelas muy nocivas tanto para su posterior desarrollo, como para la sociedad en la que interactúa.

Así, el usuario hipoteca su calidad de vida, sus relaciones sociales y afectivas, su desarrollo académico y hasta su vida espiritual. Solo quizás por explorar el mito del “está todo bien”.
Resumen de  Eduardo Lavorato en docsalud.com

No todos son profesionales.

Hace unos días un compañero de nuestra asociación acudía a su revisión medica en un CPD(Centro Provincial de Drogodependencia).  Recuerdo a todos que somos una asociación de personas con problemas de adicción al alcohol y otras drogas.  Este compañero en su cita medica,  revisa su medicación,  tratamiento y evolución.   Durante su visita el "profesional" medico del centro le indica que puede consumir cannabis (1 o 2 porros al día), que pasado un tiempo lo iremos reduciendo.  Esas son las palabras maravillosas que quieren escuchar todas las personas adictas.  Aquellos elegidos que escuchan esas palabras las defienden a capa y espada:  "El medico me ha dicho que puedo fumas porros".

Obviamente nos encontramos con dos versiones:
Adicto: Adictos que escuchan las palabras que les interesan, despreciando  consejos de otras personas. Adictos que consideran cualificados a aquellos que les facilitan cualquier consumo, y desprecian o ignoran a los que les limitan su adicción.

Medico: Existen "profesionales" en algunos centros de drogodependencias que aun no saben que es un problema de adicción. "Profesionales" que aconsejan una copa al día a un alcohólico.  "Profesionales" que incitan a un porro al día si estas estresado o tienes ansiedad (idiota: como quieres que este un adicto tras varios días o semanas sin consumir).

La adicción es una enfermedad crónica, enfermedad que se activara en el momento en el que se realice un consumo.  Esta enfermedad afecta a la persona haciéndole perder su voluntad.  Ademas afecta a la convivencia familiar, y es la causa de muchos accidentes laborales y de trafico.   Lastima que algunos "profesionales" aun no  sepan que es una adicción a  pesar de trabajar en centros de rehabilitación y tratamiento.

Es cierto que una copa al día de alcohol en las comidas es bueno para la salud.   Pero NADIE se ha preocupado en decir que si eres un enfermo alcohólico, esa copa al día sera nuestra perdición.  Esa copa al día que tantos médicos aconsejan, se están convirtiendo en lagrimas y tragedias familiares.  Cuantas vidas mejorarían, si cuando hable un medico sobre el alcohol, explicase que la copa al día es saludable salvo que se tengan  problemas de adición.

RESILIENCIA

"Resiliencia". Este término proviene de la física y se refiere a la capacidad que tiene un material para recuperar su forma inicial, aún después de haber sido sometido a una presión que acabó deformándolo.

Aplicado a los seres humanos, la resiliencia es la capacidad que tiene un individuo o un sistema social de desarrollarse positivamente a pesar de las adversidades. Su objetivo es salir fortalecidos y transformados por la experiencia,  por más dolorosa que pudiera resultar. Si bien encontramos personas que nos pueden parecer más "resilientes" que otras, podemos afirmar que la resiliencia es una capacidad que los seres humanos de todas las edades y que  podemos aprender a construir.

Resiliencia: Capacidad de recuperación, se superación, de mejora tras un hecho negativo.

¿Y cómo podemos construir resiliencia? La que sigue es una breve descripción de este proceso, del que cada quien escogerá las estrategias que se adapten a su particular modo de estar  en el mundo.

-Buscando y poniendo a trabajar las propias fortalezas, en pos de las debilidades.

-Actuando sobre las soluciones, no sobre las causas del problema.

-Sustituyendo rigidez por flexibilidad.

-Estimulando la creatividad.

-Enfocándonos en las circunstancias que se pueden modificar, no en las que no se pueden cambiar.

-Restaurando la esperanza.

-Manejando apropiadamente las emociones.

-Reconociendo que el pasado no puede ser cambiado, pero que sí podemos aprender como está influenciando en nuestro presente para hacer hoy los ajustes convenientes.

-Construyendo un marco de relaciones interpersonales saludables.

-Creando un clima familiar de apoyo y contención.

-Afrontando adecuadamente el estrés.

-Aceptando la ayuda de quien la ofrece sinceramente.

-Eliminando interpretaciones inútiles sobre los hechos y sustituyéndolas por otras que sean funcionales.

-Aceptando el cambio como parte inherente de la vida.

-Dando un paso todos los días, aunque sea pequeño, en dirección hacia los objetivos.

-Cuidando cuerpo y mente para que estén siempre a nuestra disposición.

¿Por qué el desarrollo de la resiliencia como competencia centrada en las soluciones es considerada vital para mantener una calidad de vida? Porque permite prevenir y eliminar los efectos y hechos  negativos de nuestras vidas. La muerte de un familiar, la perdida de una pareja, la perdida del trabajo, una adicción  etc son motivos tan negativos que si no existiera esta capacidad de recuperación,  en los seres humanos, nuestra especie desaparecería..

En definitiva, hablamos de fortalecer al ser que estaba oculto dentro nuestro,  para que resurja fortalecido y viva la vida  que desea vivir.  "El problema no es problema". La capacidad de recuperación, resiliencia; lo que debemos mejorar para enfrentar las adversidades.

Fuente:  Articuloz.com

¿SE HEREDA EL ALCOHOLISMO?

En esta pregunta encontramos partidarios de las dos opiniones posibles: que si se hereda y que NO se hereda. Encontramos estudios que apoyan y/o niegan cualquiera de las opciones. Mi opinión es la siguiente:
El Alcoholismo no es hereditario.
Puede ocurrir sin embargo, que los miembros de  una misma familia, posean similares  características biológicas, relacionadas con el metabolismo del Alcohol y sus efectos en el Sistema Nervioso Central. Geneticamente una familia  puede  ser propensa  a daños en el hígado, en el corazón, problemas en el SNC, en las endorfinas, en las dopamias, etc., es decir una familia puede compartir predisposición a padecer una enfermedad. Pero eso no implica padecer la enfermedad. Los miembros de una familia comparten genes pero también comparten un medio ambiente.

Por otra parte, hay  familias, con  un ambiente muy tolerante al consumo, o con conductas enfermas que lo facilitan, y/o lo potencian. Por lo tanto,  cualquier persona puede llegar a convertirse en un Alcohólico, si tiene una predisposición biológica, y/o un entorno social que facilite el consumo.

De todos modos hablamos de un riesgo, predisposición, genética, etc a padecer o heredar el alcoholismo, olvidando lo mas evidente: no existe riesgo,  si no hay ingesta de alcohol
 
"Antes pensábamos que nuestro destino estaba regido por las estrellas. Ahora sabemos que en gran medida lo rigen los genes". palabras de James Watson,  y de R. C. Lewontin dijo: "No sabemos de ninguna conducta humana significativa que esté determinada por los genes de tal manera que no pueda modificarse con medidas sociales".

Si consideramos  la  herencia  como factor de alcoholismo, estaremos condenando a los hijos de alcohólicos a ser tratados diferentes.  Desde niños se les trataría con el estigma de alcohólicos. Para encontrar trabajo tendrían que ocultar a su familia. Todos esperarían que de un momento a otro se emborracharan.  Nadie confiaría en ellos. Ademas,  ningún padre alcohólico abandonaría su adicción por sus hijos, ya que daría igual: su hijo sera también alcohólico.
Pero TODAS las asociaciones de alcohólicos  hemos demostrado que el alcoholismo no se hereda. En todas las asociaciones existen ejemplos de padres alcohólicos con hijos/as maravillosos sin problemas de adicción. Y si encontramos casos de adicciones de padres e hijos: la rehabilitación de uno de los miembros suele arrastrar a la rehabilitación de la otra persona adicta.


No confundamos la probabilidad de padecer una enfermedad, con los factores que desencadenan la enfermedad. 
La educación y la prevención son la mejor herramienta para evitar las adicciones. 

"Al nacer, el cerebro de un niño es pura biología. Pocos años después, ha aprendido a hablar,  a regular sus emociones, a establecer vínculos con los demás, a controlar su comportamiento. Se ha convertido en un ser cultural." (J.A. Marina)

Las discusiones.

Las discusiones en pareja son necesarias ante los desacuerdos, lógicos entre dos personas. La pega es que hay parejas que no saben discutir, no se escuchan, no se centran en las soluciones, sino en buscar culpables y defender sus respectivas posturas. Así cualquier tema en el que haya desacuerdo, por chico que sea, es susceptible de provocar discusiones destructivas donde lo importante es ganar al otro.

Hace falta debatir las cosas, lo bueno y lo malo, negociar lo que se quiere pero sin discutir. Se puede ser franco y honrado, incluso manifestar sentimientos negativos, sin necesidad de pelearse. No son las diferencias y los desacuerdos lo que hacen daño, sino la manera en que mostramos nuestros desacuerdos.

Para resolver una discusión, es necesario ampliar nuestro punto de vista con tal de que éste incluya e integre el punto de vista del otro. Para poder hacer este paso hace falta que nos sintamos apreciados y  respetados.

Hay un motivo primordial por el que la discusión puede continuar eternamente y ese es la falta de capacidad para dar el primer paso y pedir perdón o perdonar, pero de corazón. Nos cuesta pedir perdón cuando creo que la culpa no ha sido mía. El enfado tras la discusión y el orgullo NO facilitan ese paso. A veces no somos conscientes del dolor causado o creemos que la otra parte exagera. No nos han enseñado a perdonar,  lo que denota una clara falta de compasión, arrepentimiento y capacidad de ponerme en el lugar del otro.
Las familias en las que existen peleas constantes o discusiones son poco saludables a nivel animico, ya que las peleas producen dolor y tristeza.
Algunas personas completamente fuera de control llegan al agravio, dándose de esta manera el desenlace fatal si el agraviado responde de igual forma; en esta etapa la parte humana se anula por completo, quedando algo semejante a un grupo de perros destrozándose entre sí. Al llegar a este punto, cualquier cosa desagradable puede ocurrir.

Termina bien las cosas: Ganando o perdiendo, tienes que hacer lo posible por acabar la discusión con una sonrisa y palabras afectuosas. Dejar el terreno abonado para abrir de nuevo el diálogo.
Dos reglas que no debemos olvidar
1.- No olvides los sentimientos. Sea cual sea el motivo,  estás discutiendo con  la persona de quien estás enamorado/a.
2.- Deja a un lado los chantajes. Hacerte la víctima, echar en cara lo mucho que tú haces, lo mucho que él/ella te debe, o peor aún, utilizar a tus hijos, son armas muy peligrosas que tarde o temprano pueden pasarte factura.